Si hay un ingrediente innovador que es estos momentos esté de moda en el gastronomía, son, sin duda, las algas. De ahí que no es de extrañar que Quesos de Sasamón ya esté investigando la posibilidad de producir una variedad en la que esté presente este alimento marino cuyas propiedades cada día son más reconocidas. Se tratará de una variedad mantecosa, cuya composición perfecta se está estudiando.

Un paso más en uno de los rasgos que mejor define a esta empresa burgalesa, la pervivencia de los sabores más tradicionales unida a la innovación en gustos, texturas y presentaciones desde el convencimiento de que el mundo del queso está muy vivo y tiene muchos campos en los que evolucionar. 

Entre los clásicos de Quesos de Sasamón se encuentran el Don Pepito, el Peña Amaya o el Señorío de Amaya, tres referentes ampliamente premiados en numerosos certámenes internacionales.

Entre ellos varios en los World Cheese Awards - los “oscar” del mundo del queso, de los que en su última edición recibieron 3 medallas de bronce-. Por supuesto sin olvidar los semicurados de mezcla, el de oveja semicurado, el de bajo contenido en sal y otros productos como cuajadas.

Por su parte, en el capítulo de innovaciones, en las cerca de 20 variedades que actualmente fabrica Quesos de Sasamón cabe destacar el de cerveza o los de vino de Jerez y de nueves, además de uno orientado a los consumidores hipanoamericanos.

El último año ha dado lugar a otras dos nuevas variedades: queso para freír, un queso de Burgos prensado y con un punto de salazón que no se deshace al pasarlo pos la sartén, y el de trufa y en él se ha logrado trasladar todo el aroma y sabor de este alimento.

El capítulo de nuevas propuestas no se cierra con la variedad en estudio de algas ya mencionada. En estos momentos también se encuentran trabajando en el desarrollo de un queso con cecina. Una variedad con leche de oveja curado para cuya elaboración se está colaborando con un fabricante de cecina de Vigo y que podría ver la luz antes de Navidad.

El amor de la familia Sadornil por el queso no se limita a su producción y así, si en Sasamón cuentan con un museo dedicado a él desde hace unos años, ya han adquirido el antiguo almacén de grano de la localidad para ampliarlo y acercar mejor la historia de este milenario producto.